Viaje a la luna, guión de Federico García Lorca

Viaje a la luna, guión de Federico García Lorca

Viaje a la luna es un guión cinematográfico que escribió Federico García Lorca en 1929. Este guión se corresponde a la etapa surrealista del poeta. Esta pieza puede entenderse con las otras obras de corte surrealista, como Poeta en Nueva York y El Público.

Esta obra está compuesta por 72 imágenes de las cuales serían fotogramas. No tiene una orden lógica. Son imágenes que no necesitan de una orden temporal. Son imágenes surrealistas, sacadas de una pesadilla.

El viaje a la luna es un viaje donde el poeta nos enseña su deseo sexual reprimido y al miedo al deseo femenino. Al final nos muestra su sarcasmo a la felicidad eterna de la pareja, el amor más allá de la muerte. Este sarcasmo también se localiza en su obra El Público.

Como hemos dicho, son 72 imágenes escritas en una sola línea, como si fueran versos libres. La imagen más constante es la luna. La luna que vomita. Es una imagen que nos recuerda fácilmente a Poeta en Nueva York.

Este guión se escribió en respuesta a la película de Luis Buñuel, El perro andaluz. El director Frederic Amat  en 1998 hizo una versión de Viaje a la Luna de alrededor de 19 minutos, respetando el carácter lírico del poeta.

Es la única película que nos podemos encontrar de Viaje a la Luna. Podemos considerar el guión como un poema extenso, con metáforas perturbadoras y enumeraciones que dan cierta lógica al guión. Las imágenes son como versículos que surgen del caos, del eros y del thanatos.adaptive-images-212x300

Aquí podemos señalar de forma aleatoria algunas imágenes o fotogramas del guión:

Entonces ella se disuelve en un busto de yeso blanco y el hombre de las venas la besa apasionadamente.

-Doble exposición de barrotes que pasan sobre un dibujo: Muerte de Santa Rodegunda.

Pez vivo sostenido en la mano en un gran plano hasta que muera y avance la boquita abierta hasta cubrir el objetivo.

Podemos observar que estas imágenes nos pueden resultar incompresibles, pero parten de un deseo sexual reprimido. Esta pieza literaria es una muestra increíblemente bello del imaginario lorquiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *