Teatro posmoderno, breves apuntes

Teatro posmoderno, breves apuntes

El teatro posmoderno surge de una pluralidad de obras que se realizan dentro y fuera del teatro. Este tipo de teatro surge de acciones performativas que se alejan de las prácticas teatrales tradicionales. Las obras no están encasilladas a un sólo género (comedia o tragedia). El espacio teatral se convierte en una mesa de operaciones, en un laboratorio. Los artistas experimentan y juegan con los espectadores.

Esta tendencia teatral se caracteriza por ser ambiguo, interdiscursivo, vanguardista y experimental. No se ajusta a un límite de tiempo, ni de género, como se ha señalado antes. Las obras teatrales se presentan como efímeras y caóticas. El caos puede presentar como hilo narrativo que se sostiene el espectáculo. El espectador puede participar en la representación escénica, puede alterarla incluso. El espectador se convierte en el nuevo sujeto de la puesta en escena.

Una de las prácticas vanguardistas que entran en esta tendencia de posmodernidad teatral son, por ejemplo: los happenings.

Happening teatroLos happenings son actos performativos, son performances, son actos en que los espectadores se convierten en creadores de la obra. Pueden transformar la idea original del artista, aunque no siempre esta transformación es libre por parte del espectador.

El primer happening que se realizó fue en octubre de 1959 por el artista Allan Krapow.

El teatro posmoderno acepta esta práctica, asume la participación o reflexión (no pasiva) del espectador. El espectador puede sentirse conmocionado, de la conmoción que siente puede cambiar su actitud en la sociedad.

La verdad que el teatro posmoderno acoge la idea artaudiana, no se considera totalmente innovador. Dentro de este tipo de teatro, podemos encontrar también el Teatro del absurdo. Es  un marbete que se utiliza para abarcar aquellas obras cuyo elemento principal es el humor y la ausencia de la lógica que generan un ambiente grotesco y onírico.

Todavía hay muchas obras que se crean y que son híbridas, por lo que la crítica y la investigación teatrales pueden ser enriquecedoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *