Por si no encuentras inspiración

Por si no encuentras la inspiración

Empieza con una idea…la inspiración

¿Cuál es la mayor desgracia para un escritor, un pintor, o cualquierotro artista? ¿Qué es lo único que puede dejarte días, semanas enteras incapaz de escribir una oración en condiciones o un boceto decente? Sí, queridos lectores, es ese espíritu libre que de vez en cuando se toma unas vacaciones sin que nos demos cuenta: la inspiración.

¡No os dejéis dominar por la desesperanza! Con esta entrada quiero ofreceros «actividades» y temas que tal vez no os ayuden a escribir el próximo best seller, pero que con los que obtendréis unos pequeños relatos o micro-relatos entretenidos.

Imagina…

Este ejercicio lo realizamos en el club de lectura de la Universidad. En él, se proponía una situación y se escribían en pequeños trozos de papel diferentes puntos de vista (es decir, narradores). Para que se entienda mejor, veremos el siguiente ejemplo:

Situación: Una chica está sola en casa hablando con un amigo por Skype. De repente, tocan a la puerta.

Narradores: Quien toca a la puerta, el espejo de la entrada, el amigo de Skype, la chica.

Al haber cuatro narradores escribirían cuatro personas, por lo que se obtienen cuatro versiones distintas de la misma situación. Quien hace de la chica puede decidir no ir a la puerta porque tiene miedo de que sea alguien peligroso; el espejo puede ser un espejo mágico y ser de ahí de donde proviene el sonido; quien toca a la puerta puede no ser una persona, sino un monstruo; y el amigo puede ser asesinado justo cuando la chica se marcha.

Se suponía que había que escribir unas pocas líneas, ¡pero en cuanto empezamos a escribir ya no podíamos parar! La inspiración inundó la sala sin que nos percatáramos ninguno, o, al menos, hasta que fue demasiado tarde como para detener nuestras manos.

Dos líneas

¡La inspiración se puede compartir! En esta actividad necesitaréis estar acompañados. En él dos personas (o incluso más, pero yo recomiendo dos) escriben juntas una historia. Cada una tiene que escribir dos líneas antes de pasárselo a la otra. La gracia del juego consiste en que la primera línea escrita se oculta, por lo que tu compañero/a solamente puede leer la segunda línea. Para entenderlo mejor, un ejemplo sería este:

Érase una vez una princesa que vivía en un lugar muy lejano. Un día, harta de su posición social, decidió escaparse y viajar por el mundo en busca de nuevas experiencias.

La primera persona ya ha escrito dos líneas, por lo que taparía la primera y le pasaría la hoja a su compañero/a. Esta persona solo podría leer:

decidió escaparse y viajar por el mundo en busca de nuevas experiencias.

¡Ya podéis imaginar la cantidad de locuras que escribiréis!

Palabra clave

Para finalizar os revelaré el origen de una novela que comenzamos a escribir una de mis mejores amigas y yo en el instituto y que aún sigue en proceso. Mi amiga y yo decidimos escribir palabras al azar en unos trozos de papel. Por aquel entonces estábamos ansiosas por participar en un concurso de coca-cola para jóvenes escritores, por lo que queríamos ejercitar nuestra capacidad de improvisación. La palabra elegida fue «rojo».

Algunas palabras que podéis utilizar son: muerte, hada, agua, barco, caza, etc. ¡Cualquier cosa que atraiga a la inspiración perdida!

Espero que estos consejos os ayuden a recuperar a esa musa fugitiva y vuestra imaginación vuele aún más alto. Al fin y al cabo, por mucho que nos cueste escribir las ideas siempre llegan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *