Poesía como un conjunto de grietas

La poesía se puede entender como una grieta que se ramifica a otras grietas. Es una manera de ver la poesía, de acercarse a ella. Es una grieta que se abre para mostrar lo indecible. Lo indecible está oculto dentro de nuestros pensamientos. Estos pensamientos que se adentran en la oscuridad no se muestran en público. Aparecen como grietas en un poema. Las grietas pueden aparecer como heridas en la piel del poeta. Las grietas pueden esconder la ira contenida o la complejidad de la locura.

La poesía también se puede entender como una huella, como un tatuaje en la piel, que se queda por encima de la historia. Son metáforas que se materializan como tajadas de piel, ya que la piel puede mostrar lo que ocultamos, incluso el color de la piel puede mostrar la enfermedad que podemos padecer. La enfermedad se puede entrever por esas grietas que conforman la producción literaria de un escritor.Celan

Poetas, que han estado en el pozo de la depresión, como Paul Celan o la poeta argentina Alejandra Pizarnik, escribieron poemas que se agrietan por la angustia. Sus poemas son grietas que sacaban a la luz la angustia. Poemas lúcidos, que a la vez, eran angustiosos por el vacío que dejaban las palabras. Los poemas agrietados se caracterizan por la fragmentación. La fragmentación es una característica de los poetas atraídos por la destrucción. La destrucción se refleja fragmentando el poema. La palabra es una grieta que conecta con otra grieta hasta formar un poema, también puede conectar con otras grietas que están escondidas dentro del significado. Porque la palabras guardan un segundo plano de significado. El poema puede mostrar lo que no llegamos a decir, lo que no se puede expresar con las palabras. Tanto la angustia como la enfermedad son dos muestras de lo indecible, lo que no se puede expresar como palabras sino como grietas, que salen a la luz en un cuerpo poético.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *