Literatura Universal… ¿Qué es eso?

Hoy en día, por desgracia, se ha abierto un amplio y aguerrido debate acerca de si se debe o no leer literatura universal en los centros educativos. Pero antes de nada hay que aclarar qué es la literatura universal. Parece ser que, según aquellos que defienden que es innecesaria, la Literatura Universal es un conjunto de relatos viejos, pasados de moda e, incluso, aburridos que no van a conseguir despertar en el lector más que bostezos, legañas y quizá, con suerte, algún que otro babeo frente al televisor para evitar su lectura. Pero…¿es eso realmente? Las rimas de Calderón de la Barca, el teatro de Shakespeare, las aventuras de la Ilíada de Homero, los delirios de nuestro querido Quijote cervantino… ¿son aburridos? ¿merecen ser dejados en un segundo o tercer plano en pos de los libros que se han puesto ahora “de moda”?

zeus-2

Zeus, señor del Olimpo

No nos engañemos. Aquellos que ya se hayan pasado por mi blog habrán podido comprobar a donde se remontan los orígenes de la literatura. Todas las obras son necesarias. Y realmente resulta irónico que aquellos que consideran que la Ilíada es un clásico y que, por lo tanto, es innecesario hoy en día, se den puñetazos en el pecho defendiendo sagas como la de Percy Jackson. No es por nada, pero todo el panteón griego aparece ahí. Sí, el mismo panteón griego que aparece en la Ilíada. Y se cuentan las historias de la Odisea, ¡incluso se nos habla del Vellocino de Oro!

Ahora es cuando nos hacemos la gran pregunta: ¿acaso las modas actuales dependen de lo anterior? Una sola palabra por respuesta: Sí. Guste o no, todas las obras de hoy día han necesitado de la Literatura Universal (de los clásicos) para existir. Tolkien devoraba cantares y poesía nórdica para la creación de su Tierra Media, por ejemplo. Laura Gallego tiene como libro favorito La Historia Interminable, de Michael Ende. ¡Por favor, el padre de los vampiros en la literatura actual es Bram Stoker! ¡Y Julio Verne fue el primero en hablar de viajes al espacio!

peter-pan

Peter Pan

Después de saber todo esto, ¿hay alguien capaz de decir que los clásicos de la Literatura Universal no son necesarios cuando se está comenzando a leer? Yo misma me crié leyendo un libro precioso de mi madre titulado «Los 20000 mejores versos de la literatura castellana». Devoraba los cantares de la Guerrera y de Fontefrida y no por ello estaba o estoy aburrida. Disfrutaba imaginando esas historias, pensando en que me habría encantado poder escribir como ellos. Fue gracias a esos clásicos que yo dije: «Quiero escribir».

   Además, ¿qué consideramos Literatura Universal? Desde mi punto de vista, se debería considerar dentro de esta categoría a toda obra literaria que, no solo basándose en su expansión a nivel internacional, sino también en la calidad del texto así como el mensaje o valores que intenta transmitir, ha conseguido crear un impacto en una o varias generaciones de lectores y ha contribuido a incrementar tanto en número como en diversidad esa gran biblioteca que llamamos Literatura Universal.

   Nada más que añadir, salvo que espero que jamás deis por seguro que los clásicos han muerto o que ya no tienen razón de ser, puesto que la magia que representaron en su día sigue estando muy presente en nuestro tiempo. Además, seguro que incluso aquel que más se posiciona en contra de los clásicos ha mirado alguna vez por la ventana esperando que en la segunda estrella a la derecha apareciera un barco pirata…

May López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *