Al-Ándalus legado cultural I: Casidas

Al-Ándalus es el nombre que daban los árabes a la Península Ibérica. Erróneamente se cree que al-Ándalus era solo lo que en la actualidad conocemos por Andalucía, pero en realidad Al-Ándalus era casi en su totalidad la Península Ibérica. Durante este periodo los califatos fomentaban la cultura, la medicina, las matemáticas, la poesía, etc.

No es un secreto para nadie que el flamenco tiene un origen árabe, pero esto no es lo único que nos legaron. Nos dejaron muchísimas palabras que enriquecen nuestro vocabulario, un centenar de platos que actualmente podemos encontrar en nuestras mesas: las migas, el arroz con leche o los platos en escabeche. Pero también nos dejaron un gran patrimonio cultural y una gran literatura.

Mucha de la literatura medieval no se puede comprender sin la influencia de las obras orientales: El libro del buen amor, Decamerón o El conde Lucanor son algunos ejemplos. Aunque será en la poesía donde destaquen los escritores de Al-Ándalus.

sand-dunes-691431_1280-1024x682Las casidas forman parte de ese legado que evolucionaría con el tiempo en formas diferentes donde encontraríamos desde poesía báquica, ascética e incluso de guerra, que terminarían por aislarse y convertirse en géneros propios. Pero no todos estos géneros serán igual de apreciados por los antólogos. Debido a la tradición, los más abundantes serán los panegíricos.

El singular origen de las casidas hacen de esta forma poética algo extraordinario, también conocida como «Poesía del camello» porque en una parte de las casidas se narra las aventuras y peligros del viaje del poeta en camello, por oasis, parajes desérticos, llanuras, montes y barrancos. Además el animal será de vital importancia en la narración: este compañero fiel compartirá protagonismo con el poeta.

Se observa una mitificación de la vida del beduino. Ya no había en la península aquellos paisajes que narraba el poeta en su obra, pero estos se continuaban usando, esto se refleja en los símiles empleados. Estos tenían como origen las obras literarias clásicas y por ello podemos encontrarnos símiles que asemejan la belleza de la mujer con animales del desierto como la de ojos de gacela o las caderas con las dunas del desierto.desert-695079_1920-1024x680

Se ha dicho que su origen estaba en el canto del camellero, que cantaba según el paso del animal, pero también que el origen de las casidas se remonta a una época preislámica, del perfeccionamiento de la prosa rimada que utilizaban los brujos y adivinos.

¿Pero por qué seguían escribiéndose estas obras? Poco a poco las localizaciones de estos poemas irán transformándose en lugares reconocibles  para el oyente, lo que aumentaba su atractivo. Aunque  con la llegada de los nuevos movimientos, modernismo (etapa iranizante) y neoclasicismo (etapa turquizante), muchos eran los poetas que se reían de aquellos que componían casidas. Sin embargo, estas obras no desaparecieron, estaban demasiado ligadas al poder político.

Por muy extraño que pueda parecer, las casidas eran la manera habitual de escribir panegírico y los califas las utilizaban a modo de propaganda. Son muchos los poetas que han llegado a nuestros días, a pesar de la destrucción que durante mucho tiempo padeció la literatura de Al-Ándalus y esto se lo debemos agradecer en gran medida a esos califas que eran los mecenas de los artistas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *